COMO TRABAJAMOS

No hay enfermos. Para nosotros no existen los enfermos como tales. Todos somos iguales, cada uno necesita aprender algo distinto.

Así creemos que no hay nada esencialmente positivo ni negativo, ya que actitudes que hace 100 años habrían sido consideradas normales y hoy por hoy no seria asi. Es la persona quien debe encontrar y decidir su camino, qué quiere para su vida y qué no ha sabido desarrollar para conseguirlo. Nosotros la ayudamos a saberlo y a desarrollarlo.

De esta forma, cada persona tiene una serie de puntos fuertes, de virtudes que la ayudan, y por el contrario otros puntos débiles que dificultan la relación consigo mismas y con los demás. Por desgracia nuestra experiencia nos ha enseñado que muchas veces la persona esta confundida respecto a que partes de si misma la ayudan y cuales la perjudican.

Enfermedad es por tanto lo que me hace sufrir. Lo que me desadapta de mi entorno y los que me rodean. Mi oportunidad encubierta de crecimiento. Lo que he venido a desarrollar.

Curación es la puesta en marcha de mis potenciales que convierte mis dificultades en objetivos de crecimiento. Las personas no son "enfermos etiquetados" sino que tienen crisis, y asuntos no superados, ya sea que duren un mes o veinte años.